miércoles, septiembre 05, 2012

No os encerréis.

...es que deben romperse
los vidrios para pasar.
Y alguno se ha de cortar
sin por eso detenerse.

No es el tema destruir
(aunque pueda parecer)
pero para poder ser
cierto daño hay que sufrir.

Es menester arriesgar
lo seguro del jaulón
para darle al corazón
interés por palpitar
a la hora de tallar
los trazos de su blasón.

El claustro no te blinda
del miedo de tu mente
y por tu vil presente
tan solitario, brinda.




1 comentario:

:o) dijo...

Yo ya no sé si sos el poeta, o el poema.