miércoles, diciembre 14, 2011

Paisaje de incordura.

El tiempo te coloreó
como un atardecer en auge
y ahora el recuerdo hace
que me deshaga de ganas
por volver a tu orgía
de ánimas y emociones
entre canciones saladas
y dulces percepciones.

Quiero ofrendar la voz
y unos litros de sudor
a esa intangible deidad
que despierta en lo tribal
brotando desde el vino
que riega nuestras flores.

A veces los encantos
maduran en la ausencia
y, ante la presencia,
estallan en un salto.

2 comentarios:

margot macondo dijo...

ME ENCANTO, SOBRE TODO LA ULTIMA ESTROFA....SALUDOS MARGOT

margot macondo dijo...

ME ENCANTO, SOBRE TODO LA ULTIMA ESTROFA....SALUDOS MARGOT